Índice general Servidor oficial de la comunidad Mundo-Minecraft General Cuento: "La Sombra oculta"

Cuento: "La Sombra oculta"

Foro general del servidor

Nota Lun, 08 Abr 2019, 06:02
Danymike Avatar de Usuario
Pico de hierro
Pico de hierro

Mensajes: 225
Ubicación: Macragge
Agradecido : 146 veces Agradecimiento recibido: 59 veces
!Hola gente!

He tenido ganas de hacer una continuación de Miria Mundus, la historia que cree para el concurso de cuentos MM, creado por SrWsa... esta vez con un enfoque mas personal y en primera persona sobre mi. Si no saben el contexto, les invito a leer la historia original que esta en la quest antes mencionada.

Post donde se subieron los cuentos: https://www.mundo-minecraft.com/foro/concurso-cuentos-los-cuentos-participantes-t12573.html

Espero que les guste; esta hecho en mi tiempo libre y con mi imaginación en alza. Cualquier opinión y critica es bienvenida.

(A lo largo de estos dias, editare este post para terminar el post. Siempre al final pondre "Continuara..." para remarcar que sigo trabajando. Esto es solo una parte de la introduccion.)

EDIT: 01/05/19, Se define el porque el nombre del cuento.

Miria Mundus: "La Sombra oculta"

Capitulo I: "Domini Pugnae"

Spoiler, pulsa en el botón para abrirlo
Es curioso como de rápido se regresa a la vida alegre y tranquila después de tanto movimiento por el mundo. La verdad es que estaba un poco deseoso de probar otra vez el fragor de la batalla, pero esos ciclos ya pasaron. Ahora son los… “Moderadores” los que se encargan de castigar y expulsar a los grifers, los cuales son menos valientes ahora, y más torpes; antes formaban ejércitos de exterminio. Sera porque soy muy quejica, tal vez.

Hace tiempo que ese Lex sigue siendo emperador – guardián de estas tierras con su “Ban Hammer”, el cual yo le… cree… pero eso es del pasado. No le he hablado; tiene demasiado que hacer, y aparte que le cuesta crear más martillos con el encantamiento B.A.N., pero lo más curioso es que está creando variantes en otras armas. A mí me es indiferente, ya que protege estas tierras, y tiene todo el derecho de aplicar ese encantamiento prohibido donde le plazca… aunque he de añadir que no tiene la misma calidad en la forja que a mí me gustaría.

Me estaba preparando para una fiesta, en la cual invite a casi todo el mundo que los emisarios pudieron encontrar, para celebrar el día más importante de esta gran tierra. Era el crepúsculo cuando empezaron a llegar a cuenta gotas a Karak – Ungol, cuando anocheció, una muchedumbre entro en tropel a tomar y comer, mientras cantaban y bailaban al mejor estilo “Dawi” que podían imitar. Un gesto muy agradable a mi pueblo, pero bastante gracioso. Desde mi trono, era alegre de ver como estaban todos mis invitados celebrando el día de la conquista y fundación del reino MM… pero… algo me empezó a punzar el cerebro…

“Arrrghhh, ¡Danzked!” – Maldije – “¡¿Por qué me pasa esto?!”... – Llevaba ya muchas semanas con esos recuerdos que me hacen doler mi cabeza. Desde el “Fin de tonel”, no podía evitar las alucinaciones del pasado. La gran guerra ya había dado termino hace… declos… y mi cordura todavía no lo había recuperado después de tantas batallas y guerras.

“Daniel… ¿le sucede algo? – pregunto mi Señor de las runas, Torkeisson. – “Te veo así desde la fiesta de fin de ciclo... ¿A poco ya le pego la resaca de tomarte casi 3 barriles de cerveza?”.

Todos los invitados se rieron.

“!Tork!, ¿Tan anciano y sigues igual de imprudente?, al menos baja la voz…” – Le dije. Ese anciano lleva vivo aquí desde antes de la guerra, ya ni me acuerdo cuantos años tiene. Dicen que es más anciano que los mismos “Moderadores”. Fue mi mentor cuando apenas era un aprendiz de herrero. Todavía recuerdo cuando cree aquel martillo prohibido… y que me hizo la ley del hielo por varios días. Su tozudez no tiene límites.

“No me conocen por mis sutilezas…” – Luego añadió – “Aun así, sé que te ocurre realmente. Un pajarito me conto que tiene problemas mentales… una clase de trauma… o algo así.”

En ese momento, dedique unas culebras a la persona que le dijo, aunque luego me enfrié al pensar que solo quería que me viera mejor.

“Te lo explico cuando termine esta fiesta” – Conteste – “Total que, mi dolor de cabeza se calmó”

“Como desees” – Respondió - “¿Cuantos barriles te tomaras ahora?”

“Los que sean necesarios”…

No sé cuánto duro la guardia eterna para retirar a los borrachos que se quedaron al día siguiente. Lo bueno es que esta vez eran una docena menos que la otra vez, aunque he de decir que no son pocos. Cuando el último de los invitados con una fuerte resaca se retiró a su ciudad, Tork empezó:

“Explícate”

“Veras” – Le respondí – “Hace 34 Ciclos que sucedió la gran guerra por Mundo – Minecraft, en el idioma original, Miria mundus. Cada vez que me pongo pensativo, me duele la cabeza, y me vienen recuerdos de las batallas más duras y sangrientas… La masacre de la II, la línea de la muerte… la batalla del paso… el asedio… del Karak…

Me empezó a doler otra vez.

“No sigas” – respondió – “Yo también recuerdo el asedio… el día trágico que perdimos el gran linaje de nuestros antepasados… hasta que ascendiste tú… el día en el que creaste el arma definitiva.”

“¿A dónde quieres llegar?” – Replique.

“Uno de los efectos secundarios del encantamiento B.A.N. es que afecta la mente de quien la crea y lo empuña, no solo el cuerpo físico. Sin embargo, Lxuser me presento tu martillo para que lo examinara… y lo pude empuñar sin problemas.

“¿Qué hiciste que?”

“Lo que oíste, lo empuñe y use. Misteriosamente, no morí ni me mermo mi vitalidad. Fui con unos moderadores a por un hacker y un grifer como conejillos de indias. Dejamos el martillo en la intemperie para que tuvieran la tentación de agarrarlo… los dos murieron al instante.”

Me vino un escalofrió que atravesó todo mi cuerpo, como si mi armadura se convirtiera en hielo compacto.

“Escribí junto con los moderadores una teoría” – Siguió – “Solo aquellos seres con poderes sobrenaturales como los hackers o con deseos de avaricia eterna como los grifers pueden ser dañados con el martillo; el encantamiento solo destruye al impío.”

El escalofrió se convirtió en miedo.

“Eso significa que…” – Tartamudee.

“Evidentemente no eres un grifer; tu corazón es de oro, pero… eso significa que eres un…”

“No digas estupideces…”

Pasaron unos minutos eternos de silencio.

“Hacker…” – Contesto al fin.

“¡Eso es imposible!, los hackers no tienen honor, son malvados por naturaleza y solo les interesa destruir por diversión, yo no soy un hacker; ¡luche contra ellos para eliminarlos de este mundo!” – Exclame con fiereza.

“¡Tal vez la palabra hacker no sea la correcta!” – Corrigió – “Mas bien eres un Furiam, una persona con poderes sobrenaturales y ya. Por eso creo que lograste crear el martillo B.A.N… ¡Eras el único capaz de juntar un encantamiento tan poderoso como ese y sobrevivir para contarlo!”

“¿Y acaso Lex no es tan poderoso?”

“Lo es, gracias al martillo. Sin embargo, los encantamientos de B.A.N. que pone a las armas para los moderadores son solo replicas imperfectas; cumplen con su función de manera mortal, pero no podrá nunca matar un hacker tan poderoso como el Degollador.”

“Quitando el hecho de que soy una clase Administrador o un semidiós, ¿No hay una manera de solucionar mis dolores de cabeza?” – Conteste.

“Que yo sepa, no, Dany.”

“Pues perfecto” – Dije con sarcasmo.

“¿Acaso no te das cuenta el peligro que corres al ir por ahí como si nada?, pueden descubrir que eres un…”

De repente, el gran salón recibe un resplandor tan fuerte como mil soles... y aparece Mar9 con su imponente aura.

“Desde hace tiempo sabemos que eres un Furiam, Danymike” – Contesto con un toque de humor.

Me quede con los ojos blancos de miedo, al volver en si por unos segundos, respondí con firmeza:

“Si, lo soy, ¿Acaso vas a matar a este rey que ayudo a salvar Miria Mundus?, apenas si supe que soy un ser sobrenatural. Ni si quiera tengo ninguna clase de habilidad o poder.”

“No” – Su rostro se puso seria.

“¿Entonces?”

“Necesito que sepas dominar esos poderes”

“¡¿Quieres que maneje poderes prohibidos?! ¡¿Me estas tomando el pelo?! – Exclamé con una ira indescriptible. – “Mis antepasados lucharon con tanto poder y sangre para eliminar la escoria hacker… y tu… protectora de MM, ¿QUIERES QUE ME CONVIERTA EN UNO DE ELLOS?”

“Danymike, han vuelto…”

“Mar… ¿Quiénes?”

“Han vuelto los hackers”

“Acaso con su omnipotente poder, ¿no pueden detenerlos?, me habían dicho que son tan poderosos como para alterar el tiempo y eliminar a aquellos que qui-…

“Aprendieron a usar la Redstone… el B.A.N. no tiene efecto contra esa tecnología”.

“Por las barbas de Grugni…”

No me podía creer lo que estaba oyendo. Nuestros enemigos siempre se habían caracterizado por usar los números y la improvisación más absoluta, debido a que tenían la inteligencia de un pez en lo relacionado a la redstone. Además, ¿Por qué volvían?, fueron derrotados y casi llevados a la extinción los hackers. Mi mente insistía en no creer, pero era una moderadora, ¿Por qué no debía de creerle?

“¡No te llevaras a nuestro Rey a la batalla!” – Soltó Torkeisson – “Un linaje entero murió por la guerra que se desato hace ciclos. ¡Si perdemos a Danymike, no habrá nadie para gobernar la fortaleza de las llanuras!... Esta con problemas mentales… ¡¿y aun así quieres llevártelo a la picadora de carne que supone la guerra?!”

“Tal vez esos problemas mentales se solucionarían si lo entrenamos para que use sus poderes latentes” – Respondió la moderadora.
“¡BASTA!, Nadie osa darme ordenes en mi corte. Yo decidiré si ir a la guerra o entrenar cuando yo lo vea conveniente. Te recuerdo que todavía no me has dado prueba alguna que nos están atacando.” – Espete con furor.

En ese momento, Mar desenvaina sus espadas duales, con una expresión de ira en su rostro. Por mero instinto, levante mi hacha rúnica con la misma rapidez, apuntándole a ella. La verdad no esperaba que tomara un enfoque más directo.

“Parece que la forma pacífica no funciono” – Dijo ella – “Lo siento, Dany, pero la situación es desesperada, y debo llevarte como de lugar.”

Se me hizo un nudo en la garganta. No podía ir a la batalla en mi estado mental actual, pero tampoco puedo meterme en un combate contra uno de los guardianes; destruiría la unidad que hay en los dos reinos.

Sin embargo, antes de mediar una palabra, salieron al encuentro un regimiento de la guardia eterna, armados con las nuevas armas que invento mi ingeniero.

“¡Ballesteros!” – Dijo Tork – “¡Apunten a la intrusa; desenvaino las espadas hacia vuestro rey!”
“¡Ka-za-ka!, ¡ka-zu-kit!, ¡HA!” – Gritaron los guardias.

Los ballesteros dispararon. Una lluvia de flechas mortales voló por la estancia y se dirigían hacia la moderadora. En un instante, Mar desapareció y después de unos milisegundos, apareció de nuevo en otra parte de la corte, esquivando las flechas… justo encima de mí.

Con un movimiento rápido, pude bloquear sus espadas con mi hacha. Sus espadas estaban forjadas por Lxuser, con el encantamiento B.A.N.; si me lograra tocar con esas armas, me eliminaría de la existencia.
“Demasiada lenta, muchacha.” – Dije con una amarga risa.

“Te aseguro que no volverá pasar”

Me pateo la cabeza en un movimiento que no pude ni ver. El casco que tenía absorbió todo el golpe, por lo cual no fue útil. Regrese el golpe, lográndole tirar una de sus espadas al suelo. Mientras esta caía, Mar se hizo para atrás unos pasos, tratando de evitar mi hacha encantada con runas. No lo hacía con afán de hacerle daño, simplemente para ahuyentarla; no podía matar a una moderadora sin razón verdaderamente valida.

“¡Mar!, ¿Acaso te das cuenta de lo que haces?, estás perdiendo el tiempo luchando conmigo.”

“¡Estas rompiendo tu juramento de proteger Miria Mundus!, TU eres el que está perdiendo el tiempo. Arcadia esta por caer… y tú, aquí, montando la rabieta del siglo solo porque tienes un jaqueca.”

“No… te atrevas… a llamarme… ¡Rompe-juramentos!” – Respondí con ira – “¡Ballesteros!, ¡segunda salva!”
Todos dispararon al unísono, pero ninguno logro darle. Era demasiado rápida.

El llamarme rompe juramentos era uno de los peores insultos que podían hacerme… y que lo haya hecho en mi cara, con toda la seguridad y malicia del mundo, nublo mi juicio.

Después de unos segundos se abalanzo contra mí, me tiro al suelo y empezó golpearme en la cabeza con sus puños, en un intento de dejarme inconsciente. La armadura que tenía era como una cámara sellada al vacío; nada de lo que hiciese podía hacerme daño, por mucho golpe o patada que hiciese.

De repente, oí un estruendo, y la moderadora salió disparada hacia un lado.

“¡Por Karak – Ungol!” - Grito uno de los guardias. Me habían liberado de la paliza que me estaba metiendo. El capitán había virado un martillo de forja para golpear a mi oponente.

Todos estábamos reunidos en medio del salón. Tork vino corriendo hacia a mí con tal de ayudarme a levantarme. Tenía un pico encantado que utilizaba como arma.

“¿Estas bien?”

“He estado en peores condiciones.”

Asentimos los dos. No había señales de Mar. Había lanzado un lamento por haber tenido que luchar con una de la guardia de MM. Sin embargo, algo extraño iba a suceder…

“¡Sorpresaaaa!” – Rio con malicia.

Se abalanzo contra mí y me atrapo. No me pudo empujar, pero sí que me inmovilizo. Antes de que mis compañeros me pudieran ayudar, la moderadora propicio unas palabras y se ilumino todo por un instante. Me había teletransportado.

Todo se volvió cegador por un momento, y de repente, estaba encima de la torre del relojero; una de las construcciones de la ciudad de Arcadia. Me empezó a dar un golpe de calor, natural de una ciudad del desierto. Estaba Mar en el borde del techo, mirando al suelo, hacia la ciudad… una ciudad en llamas siendo destruida.

“Mar… ¿Qué demonios has hecho?”

“Mostrarte las pruebas que tanto querías, quejica.” – Respondió, apuntando con su mano al suelo. – “La próxima vez, no seas tan desconfiado.”

Me horrorice, superando mi ira momentáneamente: Gente huyendo hacia el centro de la ciudad buscando cobijo, mientras los incursores del desierto, que tanta fama tenían por no mostrar sentimientos, sentían el miedo por primera vez en sus vidas. En el horizonte se podía ver un montón de asaltantes con… ¿Maquinas? Cuando trate de procesar la información, una de esas creaciones brillo por un instante y desato un haz de luz que vaporizo una fila completa de los incursores y casi me daba a mi cuando se reflejó en un bloque de oro.

“¡¿Qué cojones fue eso?!, Nunca había visto una cosa parecida.”

“¡A cubierto!” – Dijo eso y al instante los dos nos pusimos debajo de una de las elevaciones de la estructura. – “No tengo ni idea yo tampoco. Esas cosas las podemos eliminar fácilmente, pero es que sencillamente hay tantas que no podemos contra todos… el problema es que no es lo peor.”

Nos asomamos un momento y pudimos ver un ser extraño sobre una de las maquinas.

“ESE es el problema.”

Me fije lo más que pude, y logre ver algo totalmente grotesco; su brazo izquierdo no era normal, sino un amasijo de hierro y redstone que utilizaba como un remplazo a su forma orgánica. Lo peor es que no tenía dos piernas; las cuatro que tenía eran de las mismas características que su brazo, pero en forma de araña, algo tenebroso de ver. Mi cabeza empezó a doler cuando vi su cabeza… y eso solo podía significar una cosa: Era un Hacker.

“Creo que es el ser más feo y tenebroso que he visto en la historia de minecraftia.” – Dije aguantándome la risa. – “¿Qué tiene de diferente estos hackers?, simplemente un martillazo en la cabeza y… -

“Los protege un aura extraña que generan esas máquinas y cuerpos… de metal.” – Me interrumpió – “Ni los mejores ingenieros de MM lograron averiguar cómo funcionan todos eso componentes”.

“Se parecen a los prototipos de mi inventor de la fortaleza. Si hay algo que me explico ese individuo, es que llevar la redstone al límite, significa accidentes constantes e innecesarios.”

“¿Sabes de redstone?” – Pregunto con curiosidad. Tuvo que agacharse otra vez por que salió rozando una TnT volando.
“Si, mi pueblo no ha estado rascándose la panza estos últimos declos.” -

(…)

“Necesitare tu ayuda… total que… parece que ya no tienes opción…”

“Que los ancestros te maldigan, pero tienes razón…”

Al cabo de unos segundos me miro y dijo:

“Volveré, necesito avisar a los demás…”

Y se desvaneció de mi vista.

Capitulo II: "Iter Infernos"

Spoiler, pulsa en el botón para abrirlo
Baje del techo de la estructura lo más cuidadoso posible; peso tanto con mi armadura, que incluso los encantamientos de mis botas no pueden detener la caída sin quebrarme algún que otro hueso. Logre bajar hasta la base de uno de los pilares de la construcción, y tuve que correr para evitar la cantidad inmensa de rayos, flechas, TNT’s y cargas ígneas que caían del cielo. Después de sortear unos obstáculos, me encontré con uno de los hackers… este al menos no tenía nada fuera de lo normal…

“I will kill you, Faggot!” – Dijo el hacker en su lengua, mientras este levantaba un tridente y me lo lanzaba. Sin embargo, pude bloquearlo fácilmente.

“¡HABLA COMO UN VERDADERO MIRIAMUNDES, ESTUPIDO! Esa forma corrupta del Miriano clásico me retumba los oídos…” - Exclame con ira. Me abalance contra él y logre darle en el hombro con mi hacha encantada, pero este ni se inmuto y me empujo con una fuerza sobrenatural.

“Aaah, claaaro, ustedes seres inferiores no entienden nuestra perfecta lengua… debí haberlo sabido…” – Rio mientras se ponía firme de nuevo.

No dude y empecé a atacarle con todas mis fuerzas y trucos que se me ocurrían. Debo admitirlo… a pesar de que usa armas tan enclenques como el tridente y la espada, sabía manejarlas tan bien como yo virando mi hacha.

Oí un ruido que me hizo dar un escalofrió: El filo sediento de su tridente logro perforar la parte más débil de mi armadura, y esta se quebró mientras atravesaba la carne, provocando un sonido metálico y carnoso. Por un instante no me preocupe, separándome de el todo lo posible, e intentando darle en la cabeza con mi hacha… hasta que sentí que me faltaba las fuerzas… descubriendo que el tridente había atravesado el pecho y salido por mi espalda… desmembrando mis órganos.

Sin embargo, no cedi… manteniéndome de pie para bloquear otro ataque de mi enemigo, esta vez, agarrando el tridente en el aire.

“Eres demasiado duro, así me gusta… me gusta verlos sufrir hasta el final y que duren todo lo posible para que vean lo inevitable de su derrota.” – Empezó a gozar mi dolor.

De repente me dio un tajo en el cuello.

Sentí la oscuridad por un momento y el llamado de mis ancestros al descanso eterno. Sin saberlo ni quererlo, mi destino no terminaba allí.

No sabía que sucedía, pero recupere la noción de mi conciencia mortal… y pude pararme sin problemas, al descubrir que mi herida se había curado por si sola. Poco a poco, recuperaba la vista, luego el gusto, al final el tacto. Empecé a oír de nuevo las voces gritando de los civiles y las llamas de la ciudad. Divise a mi adversario, parado frente a mí, pálido como la nieve. Desconocía cuantos minutos habían pasado desde que me dio el tajo en el cuello.

“¡IMPOSIBLE! – Dijo sorprendido – “¡¿Cómo un Jodido mortal como tú puede sobrevivir a tales heridas y curarse?! ¡SOLO LOS HACKERS PODEMOS RENACER Y SER ETERNOS!... ¡MORIRAS! ¡¡¡¡¡KILL AURAM!!!!!”.

Una gran cantidad de espadas oníricas o mágicas empezaron aparecer alrededor mío, para luego lanzarse contra mí, como si ese ser pudiera manejarlas a una distancia insana. No me inmute; todas me atravesaron sin hacerme daño.

“AAAAAAARRRGGHHHHHHHHHH” – Se abalanzo contra mí en un ataque de ira. Volando, me dio un golpe con su puño de proporciones épicas… haciendo temblar todo mi alrededor… sin embargo… no me pudo empujar.

“Te tengo una sorpresa” – Dije mientras le quebré su muñeca, para luego arrancársela de cuajo de su cuerpo. – “Soy uno de ustedes… pequeño enclenque.”

“¡¿PERO QUE MIERDA?!” – Espeto, tirado en el suelo, gritando de dolor al no poseer su miembro derecho.

Me sentía extraño… nunca me había sentido tan joven en toda mi vida… no entendía que me pasaba y me quede mirándome a mí mismo por unos segundos. Sin embargo, mi enemigo se levantó al ver que estaba distraído, alejándose unos pasos de mí.

“¡ANTI VENTILABIS!” – Pronuncio aquellas palabras y añadió después – “A ver cómo me sacas de aquí zoquete… ¡Soy más fuerte que las montañas!”

Volví en sí, e instintivamente, agarre mi hacha rúnica y le di un buen filón en su torso… pero no logre echarle para atrás, como consecuencia, me devolvió el golpe con su espada. Ninguno de los dos nos inmutamos, ya que nos regeneramos al poco tiempo.

Pero… algo empezó a susurrar en mi mente… y como necesitaba alguna idea para quitarme de encima a este ser, no dude en pronunciar lo que mi subconsciente me decía:

“Eternalis Volatus”

Empecé a flotar y pude manejar mi dirección a voluntad. Sin embargo, mi enemigo estaba corriendo y empezó a volar también. No le di piedad y con una velocidad insana, le corte la cabeza con mi hacha sedienta de venganza. Este no se recuperó, aun pasado unos minutos. Había muerto de verdad.

“Por las orbes de Valaya… ¿Qué me está pasando?” – Dije con miedo. Sentía miedo al saber lo que soy… y no deje de dudar… pensaba que estaba muerto y realmente estaba en alguna prueba para ir al salón del festín de mis ancestros… pero todo resultó ser falso… y lo verdadero es que seguía vivo.

Una explosión me despertó de mi pensamiento. No debo olvidar que estaba en arcadia en medio de un asedio, y debía ir a donde me correspondía. Corrí por toda la ciudad buscando a los Incursores del desierto. No los podía encontrar, ni volando… y estaba a punto de tirar la toalla cuando descubrí una línea dorada. Pensaba que era algún tipo de decoración, pero cuando me acerque, realmente era una formación de guerreros dorados con tridentes y escudos, manteniendo a raya a los esbirros de los hackers, los grifers.

Deje de volar, debido a que me podrían confundir con un hacker, posándome a solo unos cuantos metros del lugar, lo suficiente para que no me vieran. Cuando me encontré en la fila de lanceros, estos me vieron con desconfianza. Uno de ellos se acercó a mí para ver si no era algún tipo de truco, hasta que vio mi escudo, que portaba los colores de Karak – Ungol. Este se quitó el casco… dejando mostrar una cara pasado en años.

“¡Daniel!, Hombre, ¿Cuánto tiempo?” – Dijo ante mí.

“¡POE!, veo que estas ocupado…” – Conteste con humor.

“Lo de todos los días”

“Me imagino que ya se dieron cuenta de los ingenios macabros que portan los grifers, ¿verdad?”

“Por desgracia, sí.” – Respondió, para luego añadir: - “Esas cosas matan hombres como no tienes idea. Los “Inmortales” fueron casi reducidos a un puñado de supervivientes que tuvieron que armarse con lo que tenían para sobrevivir por las calles de Arcadia… Temo que no podamos aguantar…”

“No temas, estoy aquí para ayudar. Me trajo MaR9 para darles un poco de apoyo en la defensa de la ciudad. Tal vez no sea mucho, pero tengo un plan para acabar con esas… maquinas… o lo que sea que sean.”

“Rápido, dispara, y explica claro, que estos rasos les cuesta entender lo complejo”.

“Bien; uno de mis ingenieros en la redstone me había enseñado un par de consejos a la hora de manejar este polvo como arma saboteadora. Uno de esos consejos es que, si untamos con polvo de redstone las flechas y proyectiles, estos pueden activar sistemas a distancia… pero antes de continuar, te tengo una pregunta; ¿Cómo actúan esas máquinas? ¿Son inestables?”

“He visto que algunos explotan después de disparar en una nube de colores rojos.”

“Si disparamos una salva, podemos hacer que se desequilibren sus circuitos y explotan o se queden inutilizados… bueno… que no puedan disparar al menos” – Respondí con entusiasmo.

“Es un plan muy atrevido, pero no nos queda de otra” – Después de decirme eso, se gira a sus arqueros. – “¡Auxiliares!, ¡unten sus armas con polvo rojo y disparen una salva hacia las maquinas extrañas!”

“Ordinatus Semper” – Respondieron todos los arqueros.

Tardaron unos instantes para disparar las flechas. Al estar preparados, trataron de apuntar a las máquinas de los grifers. En un acto practicado por ciclos de entrenamiento con el arco, tan mecanizado y tan mortal, los arqueros tensaron y dispararon. La lluvia de flechas creo pánico en los grifers al pensar que estaban siendo disparados, pero se dieron cuenta que se dirigían realmente a las máquinas de asedio. Por un momento, estas ni se inmutaron… pero al cabo de unos instantes, una a una, empezaron a explotar en nubes rojas, proyectiles a medio disparar y haces de luz en trayectorias sin sentido. Bloques de hierro, redstone y oro empezaron a volar, junto a miembros desmembrados de los que manejaban las maquinas extrañas.

Los incursores empezaron a celebrar las explosiones, y al ver que muchos de los grifers se retiraban, empezaron a atacar con fuerza y sin piedad, sin dejar huir a ninguno. Tenían paso libre… no había ninguna invención u objeto extraño que los acosaba… habían recuperado la confianza al ver que ya no serían vaporizados o desmembrados por un objeto que no vieron venir desde el cielo.

Estábamos yo y Poe, el Rey de las llanuras y el Constructor Iluminado juntos, luchando codo con codo, a hacha y espada, descuartizando e incinerando enemigos sin cesar. Sin embargo, este cambio de las tornas empezó a balancearse otra vez, debido a la aparición de varios Hackers…

Hackers con cuerpos de metal y redstone.

“¡Dany, cuidado!” – Me aparto de la trayectoria de uno de esos hackers innaturales.

“Danzked, estos seres nunca los había visto en acción… son aún más rápido de lo que imaginaba.”

“Los moderadores me dijeron que no los pueden matar con sus B.A.N.’s”

Me detuve a ver a uno para saber cuál era su secreto… sin embargo, uno de ellos decidió mostrármelo de una manera bastante directa. Por suerte, su garra no pudo atravesar mi armadura.

Me deslice por debajo de ese titán de hierro y redstone, posandome por detrás de él. Me subí y empecé a machacar su cabeza con mi hacha, sin darle oportunidad de que se recuperara, matándolo de facto.

Revise lo que tenía en ese cuerpo extraño y encontré un objeto bastante peculiar, con una forma de un comparador metido dentro de un Hopper. Sin embargo, era mucho más que eso.

“¡Hacker a tu izquierda!” – Alerto Poe, mientras rompía la espalda a un grifer tan estúpido como para ir sin armadura.

“Entendido” – Respondí y vire mi hacha para bloquear el ataque de otro hacker metálico.

Sin embargo, el objeto que recogí de un cuerpo de metal se activó y genero alguna clase de campo... de… ¿Fuerza?, ¿Energía?, no tenía idea. Este me rodeo mi cuerpo como una clase de segunda piel. Tuve suerte, ya que el Hacker logro romper mi guardia, pero no logro penetrar para nada mi… segunda piel… aun cuando había dado bastantes golpes. Lo aparte de mí y decidí darle un golpe de gracia con un poder que aprendí de mi primer enfrentamiento en ese día.

“¡KILL AURAM!” – Al pronunciar esa palabra, mi hacha se volvió onírica, y empezó a atravesar al hacker por todos lados, hasta dejarlo como un montón de carne, miembros amputados y hierro en el suelo. Apenas si me había movido de mi lugar. Después de matarlo, el hacha volvió a mí y se volvió físico otra vez. Cuando vieron eso, los demás hackers se decidieron retirar, con sus huestes detrás de ellos.

Había salvado a Arcadia. A pesar de todo, solo gane una batalla, pero no la guerra…

Continuara…


Notas del autor:
+Ciclo es el equivalente a un año terrano, con sus variantes en declos (decada), Cenclos (siglo), Miclos (Milenios).
+"Danzked" es una expresión malsonante o grosera en un idioma olvidado.
+Fin de tonel es fin de año.
+La herrería rúnica, las runas o las armas/armaduras rúnicas son básicamente lo equivalente a los encantamientos del Minecraft, solo que los Ungoles los canalizan en inscripciones en sus herramientas, las cuales están cargadas con poder mágico.
+Kill auram, Anti Ventiliabis, Eternalis Volatus, etc., son los hacks usados por los cheaters. En este cuento, se los muestran como expresiones mágicas y sobrenaturales. Por ejemplo, Anti Ventiliabis es Anti Knoback, Eternalis Volatus es Fly, y así sucesivamente.
Última edición por Danymike el Mié, 22 May 2019, 04:37, editado 11 veces en total
La empatia nos une, la solidaridad nos ayuda a prosperar, la fe y esperanza nos endurece de determinacion, y la sabiduria es saber respetar a los demas...

Nota Jue, 11 Abr 2019, 02:40

Mensajes: 126
Ubicación: Barranco (SURVIVAL)
Agradecido : 21 veces Agradecimiento recibido: 31 veces
Muy bien hecho, te daré un consejo: Pon el link de los cuentos participantes, para no irse de este post, ir a la sección "Quests", clickear "1° Concurso de Cuentos - Los cuentos participantes", buscar tu cuento, y por fin!!! Empezar a leerlo.

Pero eso está fuera de la historia, que la historia "La sombra oculta" está muy bien hecha! Te animo a seguir escribiendo, (Mira que a mí me salió un concurso de cuentos sobre el medio ambiente, no sé cómo comenzar) Historia increíble, fantástica, e incluso (A mi parecer) me parece creíble xD.

Raro no?.

Saludos y buen juego.

Ignaciocraft777.

EDITO: ¡Gracias Danymike! Ahora los que no hayan leído "Miria Mundus" podrán encontrarlo más rápidamente, y está épica la historia hasta el momento!
Última edición por ignaciocraft777 el Mar, 23 Abr 2019, 00:00, editado 1 vez en total
Imagen

"Si lo puedes imaginar, puedes lograrlo, Si lo puedes soñar, puedes convertirte en eso"

Nota Mié, 17 Abr 2019, 07:02
Danymike Avatar de Usuario
Pico de hierro
Pico de hierro

Mensajes: 225
Ubicación: Macragge
Agradecido : 146 veces Agradecimiento recibido: 59 veces
Hola lectores.

Avisar que ya he actualizado el post con otro tochaco de 1500 letras para que disfruten la lectura jeje.

Como dije, a lo largo de los dias actualizare el post hasta que el cuento termine.

16/04/19

Saludos a todos ^^
La empatia nos une, la solidaridad nos ayuda a prosperar, la fe y esperanza nos endurece de determinacion, y la sabiduria es saber respetar a los demas...

Nota Jue, 02 May 2019, 06:52
Danymike Avatar de Usuario
Pico de hierro
Pico de hierro

Mensajes: 225
Ubicación: Macragge
Agradecido : 146 veces Agradecimiento recibido: 59 veces
Hola lectores.

Me voy a permitir el doble post, debido a que paso BASTANTE tiempo después de la ultima actualización. El caso, que el cuento a sido actualizado.

En esta ocasión... digamos que se descubre porque el cuento se llama "La Sombra oculta"

01/05/19

Saludos a todos ^^
La empatia nos une, la solidaridad nos ayuda a prosperar, la fe y esperanza nos endurece de determinacion, y la sabiduria es saber respetar a los demas...


Volver a General